Las lecciones que deja el primer “concierto como los de antes" en Barcelona



Cinco mil personas asistieron el sábado al Palau Sant Jordi, en Barcelona, para un recital del grupo Love of Lesbian, el primer show masivo que se realiza sin distancia social en esa ciudad durante la pandemia, con la cantante chilena




Ana Tijoux como invitada estelar. Una emotiva velada que funcionó como prueba piloto para la industria, con estrictas medidas de testeo y seguimiento. ¿Es aplicable una iniciativa como esta en Chile en el mediano plazo?


Aunque efectivamente se acercó al espíritu y la emoción de un concierto pre-pandémico, la amenaza del Covid-19 y las nuevas reglas del juego que el virus impone estuvieron presentes en todo momento durante la velada, que contó con estrictas medidas de testeo y funcionó como una suerte de prueba piloto para la industria española -y tal vez, para la de todo el mundo-, con miras a reactivar en el mediano plazo la cartelera de shows en vivo en condiciones similares a las de hace un año.


Aquí un resumen de los hitos y las claves detrás de una velada que concitó la atención de todo el mundo y que tuvo a Ana Tijoux como protagonista sobre el escenario.


Según reporta la prensa española, el evento se llevó a cabo con todas las medidas sanitarias para las 5 mil personas que asistieron al recinto, que tiene una capacidad cercana a las 18 mil personas.

Los asistentes tuvieron que realizarse un test de antígenos rápido (TAR) horas antes de entrar al recinto y -ya iniciado el show- debieron usar en todo momento mascarillas tipo FFP2, las que fueron entregadas por la producción.

Los medios hispanos, en algunos artículos, cifran en seis los espectadores que arrojaron positivo en esa primera prueba al ingreso, por lo que no pudieron acceder al recital y debieron devolverse a sus casas.


“Por ahí había que pasar para someterse a un test de antígenos que, vinculado a la entrada del concierto a través de una aplicación, permitiría acceder al Palau Sant Jordi”, detalla ABC. “Tras pedir hora en una de las tres salas, bastaba con acudir durante el turno indicado, someterse al test rápido y esperar a que en la aplicación del móvil el semáforo pasase del naranja de pendiente al verde de negativo”.

Además, a todos los participantes se les tomó la temperatura durante el ingreso, se instalaron dispensadores de alcohol gel en todo el recinto y tanto el acceso como el servicio de bar y los baños estuvieron diferenciados por grupos.

De acuerdo a lo detallado por El País, la sala fue desinfectada previamente con un robot que elimina los virus con una luz ultravioleta.

Además, la organización recomendó que las personas con enfermedades coronarias o cáncer no se registraran para acudir al concierto, así como tampoco a aquellas que tuvieron contacto con alguien que haya sufrido coronavirus en las últimas semanas.


¿Es aplicable en Chile en el mediano plazo?

Francisco Goñi, de AGEPEC, la asociación gremial que reúne a los productores de conciertos en Chile, comenta que lo realizado el sábado en Barcelona es seguido atentamente por el gremio a nivel local, aunque sin dejar de considerar las particularidades de cada país.

“En España el nivel de vacunación es mucho más lento que en Chile. Por eso han estado buscando cómo volver a la normalidad y las autoridades están dando las facilidades para hacer este tipo de cosas. El proceso allá es ‘vamos a vivir con el Covid por un tiempo, cómo hacemos para convivir con el Covid’”, dice.


Según el productor, “una vez que pasen las cuarentenas y que volvamos a fase 3, lo que se debe hacer en Chile, más que un evento de prueba es un protocolo”, donde se apliquen los tres puntos esenciales por lo que ha apostado el gremio para volver a la actividad en Chile: que a los recitales asistan las personas ya vacunadas, los que no están contagiados y aquellos que no están dentro de un contacto estrecho.


¿Cómo piensan aplicar esto? “Lo primero, con un sistema donde a través del RUT puedas verificar que la persona no está dentro de los contagiados o de los contactos estrechos, un sistema similar al que se hace en Estadio Seguro. Además un pasaporte verde donde las personas vacunadas puedan ingresar a eventos sin ningún problema. Y los que no han sido vacunados se hagan un test rápido 6 horas antes, como en Barcelona”, detalla Goñi.

El productor asegura que estas medidas ya han sido presentadas a la autoridades por parte de su sector. “La apuesta de AGEPEC y de otros gremios es empujar por un protocolo centrado en la trazabilidad y el control de ingreso, que también sirva para otras actividades económicas. Tenemos toda la tecnología y herramientas para hacerlo, pero tenemos una autoridad que no tiene ni la intención ni ve la necesidad de que el sector vuelva a operar”, cierra.


Fuente: https://www.latercera.com/culto/2021/03/29/test-rapidos-mascarillas-y-trazabilidad-las-lecciones-que-deja-el-primer-concierto-como-los-de-antes-en-barcelona/


6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo